La Carmencita.-

SONY DSC SONY DSC

Como una revelación, escribía José Carlos Capel:, “vuelve un clásico de Madrid” y yo, que no pierdo ripio, lo anoté en mi cuaderno de cosas-que-hacer. En uno de los barrios más carismáticos de la capital abría de nuevo sus puertas La Taberna de la Carmencita (C/Calle Libertad, 16).

Cuentan las (malas) lenguas que este local ha sido un punto de encuentro de gente tan notable como Pablo Neruda o Lorca, y la noche en la que elegimos ir a cenar puedo asegurar que había caras conocidas a nuestro alrededor.

SONY DSCAlgo tiene este sitio, pensé nada más entrar…La decoración de La Carmencita es un acierto, desde los carteles exteriores -el concepto recena debería patentarse- a la calidez del interior, con sus azulejos a modo de patio andaluz y sus vajillas desparejadas. Encanto desenfadado.

La carta de la Carmencita es suficientemente extensa como para que hasta los más tiquismiquis encuentren su plato, pero sin abrumar. Nos decantamos por pedir tres platos para compartir. Primero trajeron el salpicón tropical de rape, mejillones, aguacate y mango (16 euros) del cual no hay foto porque que voló antes de que pudiera activar siquiera el flash.

SONY DSC

 

Después trajeron las rabas de Santander crujientes (14 euros). Recomendación de la casa, sin embargo, a mi fue el plato que más me defraudó. Estaban un punto insípidas.
SONY DSCHaciendo caso omiso a las recomendaciones de no ingerir hidratos a partir de las 17.00, pedimos un arroz marinero caldoso con arroz de Calasparra (16 euros).

Buenísima elección (sobretodo teniendo en cuenta que está por ver que este año haya verano). El arroz, en su punto ofrecido en una paellera que mantenía el calor, y de sabor buenísimo, quizá escaso de almejas.
SONY DSCComo irse a la cama sin postre es como no haber cenado, lo último que probamos fue una tarta de queso (6 euros). Estaba exquisito, nada dulce y con una confitura de frutos rojos deliciosa.

El total de la cuenta, incluyendo una botella de agua y dos cañas, más el pan que, por cierto, fue toda una decepción, ascendío a 69,90 euros.

En el local, me consta, que también se pueden tomar copas, no cierran hasta bien entrada la noche, pero mi carácter abstemio hace que no pueda contaros más.

Salud!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s