La Sirena y Torreblanca: Elda gastronómico.-

Cuando uno llega a Elda, pequeño municipio de  Alicante que se confunde con Petrer en el discurrir de las calles, rápido se da cuenta de que pasea por una conurbación eminentemente industrial. No puede imaginarse, sin embargo, que le esperan buenos descubrimientos gastronómicos.

Imagen

No es muy costoso, relacionar a Paco Torreblanca con Elda donde lleva desde el año 1978. Conocido ahora por su reciente salto a la pequeña pantalla, este pastelero nacido en Villena (Alicante) fue distinguido en los años 90 como el mejor pastelero de Europa. Sin embargo, empezó a ser conocido porque en 2004, recibió el encargo de hacer la tarta del día del enlace del príncipe Felipe y Letizia Ortiz.

Imagen

‘Totel’ considerada para muchos la Meca de los golosos por haber sido la primera de las tiendas de Torreblanca, se erige en la calle principal una de las avenidas  de Elda. Al entrar, las sencillas líneas rectas y el blanco nuclear del lugar hacen que te preguntes si sigues en ese municipio.

Imagen

 Chocolate y panettones presiden el lugar, donde además se pueden ver todo tipo de preparaciones exquisitamente presentadas: Milhojas de vainilla de Tahití, tartas que parecen sacadas de un estudio de diseño, semifríos o pastas de té.

Imagen

Tras pegar la nariz a todas las vitrinas, finalmente me llevé chocolate (blanco, con leche y negro) para probar y algunas milhojas que me recordaron a una de las tartas de Chantilly que compraba mi madre por nuestros cumpleaños.

Imagen

Como buena golosa irredenta -espero que descapitalicen la lujuria y la gula como pecados capitales- di buena cuenta de todo ello y puedo decir que no he probado milhojas iguales en mi vida, crujientes con sabor a mantequilla y con una crema inigualable. El chocolate, sin embargo, me pareció bueno pero no espectacular quizá por las altas las expectativas que tenía.

Imagen

A pocos metros de donde me encontraba, pero ya en el municipio colindante de Petrer, seguí de ruta gastronómica en el Restaurante La Sirena.

Imagen

Este restaurante te cautiva nada más entrar. Es imposible desviar la mirada de la enorme vitrina llena de peces y moluscos con un lustre que sólo tienen cuando hay mar cerca. ¡Ay el mar! Por desconocidas me resultaron llamativas las cañaillas que esperaban arremolinadas a ser despachadas. En eso estaba yo cuando rápidamente un amable camarero me sentó en una mesa.

De un simple vistazo al menú se ve que la oferta de La Sirena está indiscutiblemente ligada al mar: No es una casualidad el nombre. Así que, incapaz de decidir qué tomar tras el festival calórico de milhojas, elegí el Menú Mediterráneo, que la vida son dos días y hasta verano queda mucho por andar.

Así daba comienzo el ágape:

Degustación de aliolis: de tomate, de café y de menta. Contra todo pronóstico el de menta resultó sublime y el resto hicieron gala de ser tierra proclive a esta preparación. Buen pan para untar. Esto promete, pensé mientas ponía la servilleta de tela sobre mi regazo.

Imagen

Bocaditos de merluza crujientes y alioli de limón quizá sea un plato fácil y socorrido pero hacía mucho que no tomaba buen alioli y la merluza estaba clamorosa así que disfruté del plato sin más ostentación.

Imagen

Chipirones salteados con setas, calabacín, y brotes de soja y sobrasada aunque la mezcla a algunos le resulte un tanto estrambótica el plato estaba bueno. Buen pescado, buenas setas y buena maestría en la mezcla.

Imagen

Ensalada de tomate raf con salazones y ahumados. Personalmente a mi este plato no me entusiasmo, aunque el concepto es bueno y en casa suelo prepara muchas veces ensalada de tomate con ahumados, en este caso el sabor fuerte de los salazones y los encurtidos me parecía que eclipsaba el resto.

Imagen

Tataki de atún en costra de especias con verduras y emulsión de apio, siendo esta preparación una de las más manida de todos los tiempos, esta vez sí se merecía el nombre. El atún mantequilloso se deshacía en la boca como sólo lo hacen los pescados cuando son muy frescos y están poco cocinados. Asombrosa la materia prima. Glorioso.

Imagen

A la mesa llegó una paellera que me eclipsó, no pude ni hacerle una foto.Para cuando me sirvieron el plato de Arroz a banda con rape y gambitas estaba ya salivando. Injusto sería no ponerlo en el top 5 de los arroces que he comido en mi vida. Buenísimo el punto del arroz, jugoso, con sabor a mar y bañado en alioli fue el plato estrella de toda la jornada.

SONY DSC

Profiteroles con chocolate sin foto pero se los imaginan, estoy segura.

Semejante banquete por unos 32 irrisorios euros, y es que uno sale de la capital y parece que el dinero tiene otro valor. La vida cerca del mar es la clave.

Totel (Torreblanca)

Avda. José Martínez González, 103

Elda

La Sirena
Avda. de Madrid, 14
03610 Petrer .Alicante

Salud.-

5 thoughts on “La Sirena y Torreblanca: Elda gastronómico.-

  1. De acuerdo en todo pero 2 matices:
    ELDA tiene 60.000 habitantes. No es Madrid, obviamente, pero “pequeño municipio”?.
    La Av. José Mtnez. González no es la calle principal de Elda por mucho que Totel esté en ella.
    Saludos

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s