Nakeima, fusión hispanoasiática en Madrid.-

SONY DSC

El Madrid canalla es el menos conocido, quizá ese carácter haya estado ausente mucho tiempo o yo no lo haya sabido ver.

Mi Madrid es una tierra superficial, donde lo que importa es la apariencia, donde prima lo que parece pero no es.

Madrid es en esencia castizo, herrumbroso, caótico, inquieto, acelerado, es tenerlo todo y no disfrutar de nada.

Este hecho influye en la comida. Gran parte de los madrileños y afincados en la Villa se pegan por conseguir mesa en los restaurantes de moda que se imponen a golpe de dictadura social, sin que  haya conseguido descifrar las razones por las que una casa de comidas triunfa por encima del resto.

Las masas una veces se mueven por el mobiliario -antes había que ir a locales minimalistas donde todo era blanco y rectilíneo, hoy todo es de madera desgastada y neoyorquino (…)-.  Otras veces, por el simple caché que supone conseguir sitio en los abarrotados locales, sin que lo que ocurra en la cocina y salga de ella tenga mucho que ver con este éxito.

Pues hoy vengo a retratarme en mis teorías. Vengo a hablarles de un restaurante que desde que abrió sus puertas en octubre 2013, no sólo ha reventado todas las previsiones sino que la dificultad para poder hacerse con un hueco en su barra lo ha convertido en casi atracción turística a golpe de meritocracia.

Hoy, Nakeima.

SONY DSC

Como les decía, para poder conseguir un hueco en esta barra hay que estar una hora antes de que abran sus puertas. Increíble pero cierto.

El mecanismo es fácil: no se reserva. La gente se agolpa, pacientemente (casi siempre) formando una fila a las 20.30, hora zulú, a la puerta del restaurante y sólo los veinte primero entran. Un sólo turno. Los afortunados que entran se saben eso, afortunados.

Empieza el espectáculo.

SONY DSC

Una vez en el sitio, uno no puedo sino acordarse de  Street XO –del que ya les hablé-: una barra, música que sólo puedes amar u odiar y gente danzando detrás de la barra con aparente lógica frenética. Como si cada movimiento estuviera entrenado.

Los platos ofrecidos se proclaman desde una de las paredes del restaurante convertida en improvisada pizarra: “Hoy en Nakeima tenemos”, a continuación una lista de los platos del día que suelen ir variando de modo que no existe una carta o menú al uso.Variando la experiencia de una visita a otra. Improvisando según los ingredientes disponibles y la temporada.

SONY DSCUna vez dentro del establecimiento otra cuestión llama poderosamente la atención:  gasto mínima en instalaciones y logística. Pidiendo incluso para taburetes. Cracks. El local no busca ofrecer una sensación por sí mismo, aquí se viene a disfrutar de la comida y del ambiente, a charlar con los chicos de la barra que te explican cada plato, te aconsejan o bromean.

La inversión en Nakeima no está colgada de las paredes, ni en servilletas de 600 hilos de algodón egipcio o vajillas de Limoges, ellos apostaron por la calidad de la materia prima, unido a la innovación de los platos y la frescura en el ambiente y en la dinámica.

11

Entrando ya en detalles, respecto a la bebida, tienen tiradores de Estrella Galicia (que es una de mis cervezas favoritas dentro de mi estruendosa ignorancia en el mundo de los alcoholes), pero queríamos vino. Vino blanco. Uno de los amables y pizpiretos cocineros nos recomendó este vino gallego, Guimaro (22,50 euros). “Tan bueno, como fea la botella” decía entre risas. Para mí resultó todo un descubrimiento (lo cual tampoco es difícil) y todo un acierto con la cena.

SONY DSC

Lo primero que llega a la mesa, después de la bebida suele ser “el pan”. A primera vista recuerda al pan de gambas multicolor y transgénico que ponen en los restaurantes orientales, sin embargo, éste era sutil y estaba condimentado de manera gloriosa. Nada que ver con lo que uno se espera. Y eso quizá es lo que uno viene buscando, que después de hacer cola pacientemente, estos chicos sean capaces de impresionar o, cuanto menos, de salir de estereotipos y platos convencionales.

SONY DSC

El primero de los platos fue Dim Sum de cerdo con cebolla (3,80 euros) buenísimo, de pasta finísima que hay que comer al instante para que no pierda la textura que le da la cocina al vapor. De sabor amable,poca caña para lo que se esperaba.

SONY DSC

A continuación, rollito de primavera (2 euros). Crujiente la masa y con un sabor agridulce que le daba un toque tremendo a las verduras. Buenísimo el plato que ha sido denostado terriblemente por los preparados pre congelados que venden en las grandes superficies bajo esta denominación. Merece la pena probarlo para saber  qué es de verdad un rollito de primavera asiático.

SONY DSC

A continuación los nigiris. ¡Madre mía qué nigiris! De izquierda a derecha: Nigiri de gambas al ajillo (5,40 euros), ibérico  (5,70 euros) y de vieira (6,20 euros). Brutales. Observen el ibérico como resplandece la grasa el en centro. En este tipo de plato es en el que se observa la magnifica materia prima, sin más secreto que cuidar a los proveedores y sin escatimar a la hora de elegir producto.SONY DSC

Llegó el tataki de pez mantequilla, aunque esperaba que sorprendiese con algún sabor que despuntase el plato, merece la pena por la calidad del pescado que, sin estar a penas cocinado, se deshace en la boca nada más ponerlo sobre la lengua.
SONY DSC

El conocido como “Palo” (7 euros), pollo espetado en lemon grass y con crujiente de frutos secos por encima, es el típico plato que recoge los ideales de ésta cocina: producto de primera calidad (pollo de corral) fusionado con Asia (lemon grass o citronella). Magnífico.

SONY DSC

Bunwich criollo de panceta en el clásico pan dulce chino (7,60 euros). La expresión mezcla Sandwich con bun que significa bollo, utilizada aquí por el uso de pan chino cuya corteza está como frita y/o caramelizada. El bocado va relleno de panceta cocinada a baja temperatura durante tres días -nos decía el camarero- , lacada con salsa hoisin,  aderezada con pepino encurtido que le da el toque de vinagre y cebolleta. Manjar imperial. Esto lo merendaría yo un día sí y otro también hasta aborrecerlo (si es que llegará ese caso).SONY DSC

La última de las preparaciones fue lacón con grelos thai (8 euros)fusión asiatico-gallega ¡lo que me faltaba por ver! Platazo que tienen que ir a probar Uds. 
SONY DSC

La cena para mí fue de menos a más, encandilándome.

SONY DSC

Para finalizar, a nadie le amarga un dulce y tenía que probar las natillas de yuzu (4,20 euros). Es innegable que el yuzu se ha puesto de moda, especie de mandarina -por aspecto- que crece en Japón, y ahora riega muchos de los grandes platos de los cocineros españoles (Véase como en el Bulli ya la utilizó – plato base de yuzu, coco y ajo negro- y ahora, por ejemplo es un ingrediente indispensable en StreetXO donde probamos la Barbacoa china con ensalada de anisados y yuzu). En este caso el sabor de las natillas de toda la vida con el toque cítrico y el azúcar caramelizado era de diez, o quizá el vino había hecho ya su función y a mi todo me parecía una maravilla… qui lo sa.SONY DSC

Como se puede apreciar en la foto de la pizarra inicial, algunos de los platos ya no estaban disponibles al llegar a la cena por lo que probamos una selección de entre los que restaban. En conjunto la cena fue más que satisfactoria, con unos sabores potentes y mezclas arriesgadas pero cuidadas. Comida fusión sin caer en tópicos, con mucho sabor y muchas ganas.

SONY DSC

Hete aquí uno de los jóvenes cocineros flambea que te flambea la hilera de nigiris.

Merece y mucho la visita y la espera. Platos únicos a precios más que razonables para la relación calidad precio ofrecida.

Como última pincelado les cuento que esperan dentro de poco poder abrir el espacio superior del local para ofrecer un menú cerrado. Se espera otro lleno total y éxito de crítica y público, por lo que seguiremos informando.

11

Meléndez Valdés 54, 28015 Madrid, Spain

Disfruten y sean felices.

Salud.-

 

 

4 thoughts on “Nakeima, fusión hispanoasiática en Madrid.-

  1. Dios mio! Pero que despliegue. Con quién fuiste?????
    Hiciste noche en la cola? Flipo. FLipo con que flambeen niguiris. Dónde vamos a llegar!?!!!
    Lo q pasa es q lo unico que habria podido probar yo habrian sido las natillis 😦

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s