Five Guys, las hamburguesas de la Costa Este llegan a Londres.-

El destino. Yo siempre he creído en el destino.

SONY DSC

En abril paseaba rodeada de hermanas, afición que tengo olvidada por su lejanía- por las calles de Londres, en busca de uno de los restaurantes de Yottam Ottolengui. El hecho de que una de ellas resida allí con habitualidad no ha conseguido que adoptemos según qué costumbres británicas. Por ende, era de noche y el reloj de las cocinas londinenses jugaban en nuestra contra por lo que decidimos barajar otras opciones para saciar nuestro apetito castellano.

SONY DSC

En mi escasa resiliencia, nada era de mi agrado. Sin embargo, y como si de una aparición mariana se tratase un FIVE GUYS se cruzó en nuestro camino. Aquí vi una señal del destino. Las glándulas salivales empezaron a hacer huelga a la japonesa y los lacrimales casi ni eran capaces de retener tanta agua salada.

-¡Oiga, no es para tanto, que es una hamburguesería!.- pensarán Uds.

Cierto es.  Pero es LA hamburguesería a la que peregrinábamos en las noches de gélido invierno cuando vivía en Washington DC. A ella tengo unidos irremediablemente montones de recuerdos y de gente que me falta y que, cinco años después, sigo echando de menos. Por eso hoy vengo a hablarles de un sitio que para Uds. puede pasar sin pena ni gloria pero para mí es como volver a estar en casa. Y sin necesidad de cruzar el océano.

SONY DSC

Pasen y póngase cómodos que empieza el festín.

Five Guys es una empresa estadounidense,con filiales por toda la Costa Este – para ser más exactos- que a veces ha sido asimilada a In-n-Out en la Costa Oeste.

Por si piensan que esta hamburguesería  sólo me gusta a mí y es un bluf  que idolatrado por mi lejanía, les diré que fue noticia para la BBC que Obama paraba a comprar aquí hamburguesas.

Una de las cosas características de este negocio son los cacahuetes al por mayor. En enormes cajas se apelotonan esperando a que la gente los coma mientras espera en la cola, como aperitivo o como postre. Están por todas partes, a discreción del consumidor.

SONY DSC

Una vez en la barra, las indicaciones de uso son bien sencillas: Se elige una base (hamburguesa con queso, o bacon) y después los ingredientes a añadir. No importa la cantidad de añadidos que lleve, el precio total será el mismo.

SONY DSC

En medio de la City, se han impuesto todas las modas americanas. Han importado el concepto y con él  el, tan poco rentable en España, refill. Vamos que Ud. puede rellenar su bebida y salsas sin límite alguno. No contentos con crear una oferta casi infinita entre los españoles, han rizado el rizo poniéndole sabores a todas las bebidas, de modo que una vez que uno ha elegido qué quiere beber, por ejemplo, Sprite ahora tiene que decidir si lo quiere normal o con sabor a fresa, mora, naranja, uva, melocotón y vaya Ud. a saber cuantos inventos más. Un sindiós que hace que la primera visita te tires tres horas probando sabores y colores.

SONY DSC

 A modo de anécdota -triste- les diré que la cocina está abierta y se ve perfectamente a todos los empleados ensamblar las hamburguesas. Así que en el centro de Londres pudimos saludar a todos nuestros compatriotas que estaban en la cocina.

SONY DSC

La instantánea que observan a renglón seguido es lo que resume Five Guys. Esa bolsa de papel reciclado que rezuma grasa y que sería capaz de horrorizar a cualquier dietista pero, créanme, sabe a edén. Y esas patatas, madre mía, uno abre la bolsa y están desparramadas por todas partes. Comienza a comer pensando que le van a sobrar la mitad y, cuando se da cuenta, está intentando hurtarle una al de al lado. Madre mía. Por supuesto el Ketchup es Heinz, que los yankees en esto saben lo que se hacen.

SONY DSC

Let´s do the american way!  Si lo que quieren es una hamburguesa con todos los ingredientes, pidan un all the way y acaban antes. Quizá con necesidad de un Almax Forte pero un día es un día y está buenísima. Eso sí, no pretendan salir airosos frente a un pan que trata de mantener dentro chiquicientos de ingredientes y salsas. Salir piccasiano forma parte de la experiencia.

SONY DSC

Por ponerle una pega, esta vez la carne nos la dieron muy hecha, en parte porque no preguntan por el punto pero, al final, en la amalgama de ingredientes la carne se une como uno más y no sobresale tanto como lo hace en las hamburgueserías de España. Para mí, es una experiencia que hay que probar. La comida rápida también merece ser considerada y, para colmo de males, suele estar tremendamente buena.

SONY DSC

Estas son las direcciones de sus restaurantes en Londres:
1-3 Long Acre
London, United Kingdom
+44 20 7240 2057
 
71 Upper St
London, United Kingdom
+44 20 7226 7577
 
 
17 Highbury Park
London, United Kingdom
+44 20 7359 3623

 Nota de la autora: Antes de despedirme,  voy a tener la osadía de pedirles un favor. El domingo voten. Me trae sin cuidado cómo ejerzan su derecho democrático, en base a qué consideraciones o en qué condiciones, pero no dejen de votar. Es su deber como ciudadano pero sobretodo es un privilegio que muchos de nuestros abuelos no han disfrutado toda la vida.  Vayan a votar y después tómense un vermú. Ya lo decía Platón:

“El precio de desentenderse la la política es el ser gobernados por los peores hombres.”

Salud.-

5 thoughts on “Five Guys, las hamburguesas de la Costa Este llegan a Londres.-

  1. Nosotros estuvimos en Londres en semana santa y probamos las burgers de Five Guys y la verdad es que comprendo de maravilla esta recomendación (aún siendo nutricionista xD)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s