Fogones en la gran pantalla (#Chef y “Amor en su punto”).-

No hace falta ser muy astuto para ver que la gastronomía está de moda. Programas relacionados con la cocina y la comida copan la parrilla del prime time, tendencia que también ha llegado a la gran pantalla.

Para que no piensen que sólo me dedico a llenar el buche hoy les traigo algunas cavilaciones sobre dos estrenos cinéfilos de 2014: Chef y Amor en su punto.

1La primera es una  comedia  americana romántica con final predecible y mujeres exhuberantes (i.e. Sofía Vergara y Scarlett  Johansson) como ingredientes principales. Pero más allá de una trama que no requiere gran concentración, la película está llena de detalles culinarios que bien merecen mención.

La primera, por embaucadora, es para una escena donde una sugerente Scarlett le susurra al protagonista en medio de confesiones nocturnas “prometimos no volver a hacerlo” para, a continuación, ponerse ambos a cocinar unos spaguettis  aglio e olio de esos que quitan el hipo y que le dan sentido a la gula como pecado capital.

pasta aglio

Pero vayamos por orden, la secuencia inicial de la película es el súmmum para un cocinero: su manta de cuchillos, no creo que haya mejor imagen para iniciar un largometraje que habla de chefs.

1

La película alterna montaje de platos de alta cocina con escenas cotidianas familiares alrededor de la cocina.  Así se aprecia la destreza del chef confeccionando los platos con biberones y cortes precisos. Esos conceptos desconocidos para los legos hasta la llegada a nuestra vida de MasterChef.

tumblr_n7vgm8k7xD1ty0h5zo1_500

No siendo el guión ninguna obra para la posteridad, si ha habido una apuesta clara por el montaje y la puesta en escena. Basta con ver algunos de los minutos centrales de la película en los que el mencionado Chef prepara un menú alternativo para que lo deguste un bloggero con cierta influencia en las redes sociales. Uno siente desde el sillón que se adentra en la cocina de un genio de esos que luego reconoce la guía roja.

tumblr_n7uuu0Ji2X1ty0h5zo1_500

El film, a su vez,merece la pena por las reflexiones que recoge a cerca de las nuevas tecnologías. Estas herramientas -que tienen un uso mucho más generalizado en Estados Unidos- demuestran que ha habido un cambio en la manera de comunicarnos y de promocionarnos -en todos los sentidos-. La película, además, acierta al  reflejar la existencia de un verdadero salto generacional. Para encarnar la dificultad que a veces suponen las nuevas tecnologías, incluso para gente de mi edad, a las que cuando les hablo de Twitter piensan que vivo en un universo paralelo. El director ha escogido poner al hijo del Chef -que vive pegado a si iPhone como si de una extensión de su cuerpo se tratara- que le explica con naturalidad cómo funciona Twitter, Vine o qué es la geolocalización.

chef

En una de las escenas familiares, el Chef se hace cargo de su hijo y le prepara un bocadillo, alejado de los fogones de la alta cocina. Dicha escena cotidiana tiene su hueco hoy aquí por dos razones. Primera, es la excusa perfecta para demostrar que la maestría no sólo es cocinar con pinzas de depilar-. Un croque monsieur versión americana sirve para querer relamer la pantalla. Segunda y no menos importante, por mucho que quieran a sus hijos, no les quiten los bordes del pan de molde, los están volviendo unos consentidos llorones.

2

Por último, aprovecho para una última cuestión: los food trucks. El Chef, harto de que no le dejen crear, decide emprender una nueva experiencia gastronómica a bordo de una camioneta. Este asunto está de moda en el país King Size de las barras y las estrellas pero en España -siempre a la vanguardia- no termina de afianzarse por cuestiones regulatorias. No obstante, alguno de nuestros cocineros españoles ya han cruzado el charco para montar estas “foodgonetas” como contaba Capel.

CHEF_09380.NEF

Ah, sí, se me olvidaba.  La película aprovecha la excusa del food truck para hacer un viaje por carretera y pasa por algunos puntos emblemáticos del sur del país como son el Café du Monde de Nueva Orleans o Franklin Barbecue en Austin.

Si tienen tiempo y no están buscando una película sesuda para dárselas de cultureta, véanla.


5

La siguiente película, “The Food Guide to Love” o Amor en su punto, es igualmente una comedia romántica, mucho más pastelosa, eso sí. No puedo sino suplicarles que, si la ven, lo hagan en V.O. puesto que la traducción hace que muchos de los giros propios de una película que se desarrolla en Irlanda, adolezcan de sentido.

4

Típica escena moñas de pelea de comida que nadie en su sano juicio haría en su casa por no recoger.

Una vez dicho esto les cuento que se trata de la historia de un escritor gastronómico irlandés que se enamora de una española. Sinopsis, done.

Al verla me esperaba mucho más jugo, culinariamente hablando. Si bien es cierto que las escenas cotidianas se desarrollan alrededor de la comida (cocina, mercado, restaurante), no encontré mucho material destacable.

La película empieza bien, cuando el protagonista explica que se enamoro de la cocina cuando vino a nuestro país, enumerando algunos platos de primer nivel como el bacalao al pil pil, pero pierde fuelle gastronómico.

3

 Como no quiero destriparles el argumento, transcribo una de las frases del protagonista refiriéndose al amor en forma de paralelismo alimenticio, así deciden ustedes si la quieren ver o no.

El amor es como las palomitas, solemos tragar un puñado tras otro sin darnos casi cuenta hasta que tocamos el fondo del cubo y nos preguntamos dónde han ido las palomitas

2

Más pastel

Me despido recordando las palabras del escritor irlandés George Bernard Shaw:

 “El amor más sincero es el amor a la comida”

Salud, y #felizvuelta (VER).-

2 thoughts on “Fogones en la gran pantalla (#Chef y “Amor en su punto”).-

  1. Agradecido por las recomendaciones. Se trata de esas películas (al menos la primera) que de una manera u otra se acaban viendo, en gran parte por esos detalles que se describen bien en el post. Pero, por favor, y con todo el cariño que merece la franca y alegre sofisticación que caracteriza este blog, a veces conviene revisar: ninguna mujer puede ser “exhuberante”; o tenemos espaguetis o spaghetti (en el contexto será esta última voz); y parece bien triste que algo “adolezca de sentido” (será más bien que carezca de él). Pero siempre es un placer. Bien por la evocación de Bernard Shaw, de su obra maravillosa “Hombre y Superhombre”.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s